Ladrillos y concreto en una fascinante clínica veterinaria en Montreal

Los acabados industriales “resistentes al desgaste de los animales” se utilizan en esta clínica veterinaria, que ocupa los pisos de la planta baja y sótano de un edificio extendido en Montreal.

Fotografías: Adrien Williams

Thomas Balaban Architect (TBA) completó la renovación y ampliación de un estudio fotográfico de dos pisos, convirtiéndolo en una estructura de cuatro pisos que alberga cuatro apartamentos y el Hôpital Vétérinaire du Parc.

La clínica veterinaria, que atiende a los animales del vecindario Mile End de la ciudad canadiense, posee instalaciones de tratamiento de última generación y una sala de emergencia.

Su interior combina ladrillos expuestos y superficies de concreto con muebles y equipo mínimos, lo que resulta en una estética menos típica para una práctica médica.

Los materiales resistentes fueron elegidos por su practicidad y conexión a la arquitectura circundante, de acuerdo con TBA.

Los cimientos de piedra, el revestimiento de hormigón y el revestimiento cerámico protegen la parte inferior de las paredes que deben ser resistentes al desgaste de los animales“, se lee en la descripción del proyecto del estudio local.

En el área de recepción, los pacientes y sus dueños son recibidos en un mostrador escultural de color turquesa. 

Un gran agujero rectangular en el medio del piso está equipado con un panel de vidrio, que permite la luz en el espacio del sótano y vistas desde abajo.

El sótano alberga áreas para el aseo, tratamientos y cirugía, así como espacios para mantener a los animales durante la noche. Los dos niveles están conectados por escaleras en cada extremo del plano largo y estrecho.

El resto del edificio, construido con un marco de acero detrás y encima del estudio original, tiene cuatro unidades residenciales en tres pisos. Dos apartamentos distribuidos en el nivel directamente encima de la clínica veterinaria, y otro par se dividen en los dos pisos superiores.

Un patio en el medio divide las residencias verticalmente, proporcionando espacio de circulación, y más luz y ventilación para los planos profundos.

El exterior del edificio “restringido y monocromático” está revestido con piedra caliza local, con marcos de ventanas y puertas de aluminio.

Un fascinante trabajo de diseño y arquitectura. Una verdadera obra de arte para  la atención de mascotas. ¿Te gustó? 👍

Con info de Dezeen


Te puede gustar también
El crematorio belga diseñado por KAAN Architecten

2 Replies to “Ladrillos y concreto en una fascinante clínica veterinaria en Montreal”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.